La atención integral a la violencia de género y las drogodependencias

19 NOV | 09:00 – 09:40

 

Dª. Patricia Martínez Redondo

Educadora social y Antropóloga

 

El hecho de que la red oficial de atención a la violencia de género se haya desarrollado al calor de la Ley Orgánica de 2004[1], ha producido como consecuencia que en muchos foros se entienda la violencia de género en el sentido restrictivo del ámbito de actuación de la ley, es decir: en la pareja/ex pareja. Desde esa confusión o limitación conceptual o aplicativa, es posible colegir por qué en las redes que trabajan en adicciones y violencia, salvo excepciones, tradicionalmente se hayan concebido ambos problemas de forma separada, e incluso como una interferencia cada uno de ellos sobre el otro. Además, la realidad de las mujeres con abusos de drogas y/o adicciones es que presentan una alta prevalencia de violencia de lo violencia de género, tanto dentro de la pareja/ex pareja como fuera de ella, y especialmente: violencias sexuales y abusos sexuales en la infancia.

Esta violencia que sufren las mujeres en contextos de uso/abuso/dependencia de sustancias no es una consecuencia de ese consumo, sino del sistema sexo-género analizado por Gayle Rubin en 1975. Existe en los equipos profesionales una dificultad de análisis en este sentido, ya que se interpreta que las mujeres sufren esta violencia por la drogodependencia o por el uso de sustancias, y no directamente por razón de género. Sin embargo, sí existen dinámicas concretas y una interrelación específica entre el uso de sustancias y la violencia de género, que deben abordarse de forma integral.

[1] Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género